sábado, 26 de febrero de 2011

Reflexión sobre: "Organizar la diversidad" de Miguel Ángel Santos Guerra

ORGANIZAR LA DIVERSIDAD

En el artículo de Santos Guerra, me encuentro con una fuerte crítica a la organización actual de las escuelas, que se muestran rígidas a introducir elementos favorables a la diversidad y poco permeables a recibir influencias del entorno y abrir la educación a la comunidad que rodea la realidad escolar de cada centro.
A continuación, más que comentar o resumir el artículo, quiero mostrar mi punto de vista y mi propia opinión sobre la situación escolar y además me baso en experiencias propias.
Comparto la idea de que la escuela intenta homogeneizar a los alumnos durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, y se olvida del carácter individualista de cada discente.
 He vivido casos donde al incluir en una clase alumnos con discapacidades y problemas de aprendizajes, como puede ser un alumno con síndrome de Down o pequeño retraso mental, las metodologías que se debían utilizar distorsionaban al  profesorado y les hacían sentirse  incómodos. Evidentemente, esto tiene una relación directa con el bajo nivel de la educación.
            Vi una viñeta no hace mucho en un portal de internet que no logro encontrar, una clase que estaba situada en la selva. El profesor era un León, y los alumnos eran un pez en una pecera, un elefante, un orangután y un tucán. La prueba que se les pedía era muy sencilla, aprobaría aquel que lograra subir a un árbol de la selva, ¿es justo?, el examen es igual para todos, el método para valorar a los examinados era el mismo, pero evidentemente la diversidad y disparidad de características de cada animalito les iban a predestinar a suspender o aprobar. La moraleja es muy clara, en el colegio sucede lo mismo, cada alumno debe ser valorado por sus posibilidades y nunca se debe homogeneizar y pedir los mismos logros.  
            Quiero reseñar que la diversidad no solo viene marcada por las diferencias cognitivas de de unos y otros, sino por otros aspectos como la creatividad artística, la situación social, la situación familiar, etc.
            Por tanto como futuro maestro debo tener en cuenta la responsabilidad que recaerá sobre mí para potenciar los valores y capacidades individuales de cada alumno y alumna.


*Bibliografía: Miguel A. Santos Guerra, Cuadernos de pedagogía, pp.76-79



No hay comentarios:

Publicar un comentario